El papa Francisco encabezó la tradicional misa de la Solemnidad de la Natividad del Señor, o Misa de Gallo, en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Este evento enmarcado en honor al nacimiento del Niño Dios, tuvo como particularidad la multiculturalidad, pues las diferentes lecturas fueron recitadas en varios idiomas.

El papa Francisco profundizó en esta Navidad el mensaje para llevar el próximo 2020, el cual se basa en el amor y dar las gracias como sinónimo de belleza espiritual.

El sumo pontífice dedicó esta misa a todos aquellos que están desorientados por diferentes motivos, sean personales, profesionales y espirituales, y recalcó que lo que no funciona en nuestras vidas debe ser eliminado.

Los coros del Vaticano y el de la Capilla Sixtina alzaron sus voces para darle acompañar a esta misa con la que la Iglesia católica le desea al mundo feliz Navidad.