El papa Francisco pidió que las muertes de migrantes como las que se han producido en Melilla y en Texas no sucedan de nuevo, en un mensaje en su cuenta de Twitter.

“He recibido con dolor las noticias de las tragedias de los migrantes en Melilla y en Texas”, comenzó el mensaje de Francisco, quien pidió rezar todos juntos “por estos hermanos que han muerto mientras perseguían la esperanza de una vida mejor”.

Lea también: Cárcel de Tuluá: 49 presos murieron en incendio por intento de fuga

Y pidió además que “el Señor nos abra el corazón y estas desgracias no sucedan de nuevo”.

Los fallecidos en el intento de entrar en el Melilla por parte de unas 2.000 personas subsaharianas, la más numerosa y violenta que recuerdan los vecinos de la localidad marroquí fronteriza de Nador, van llegando en un goteo de cifras discordantes.

Las muertes se produjeron después de la actuación de los agentes del país magrebí, que dispusieron un amplio dispositivo para frenar a los emigrantes y actuaron con gas, pelotas de goma, porras y piedras lanzadas con hondas.

Le puede interesar: Hallan 46 muertos en un camión que transportaba migrantes hacinados en Texas

Mientras, este lunes 46 inmigrantes fueron encontrados muertos en el interior del remolque de un camión aparcado en las afueras de San Antonio, en la frontera de Texas (EE.UU.) con México, junto a otras 16 personas que necesitaron asistencia médica urgente.

Aunque las autoridades no especificaron las nacionalidades de los fallecidos, ni el número de menores que viajaban en el vehículo, el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, confirmó que las víctimas eran migrantes que habían cruzado la frontera entre México y EE.UU. hacinados en el camión en plena ola de calor.