El papa Francisco dijo que “en estos meses oscuros de pandemia oímos al Señor resucitado que nos invita a empezar de nuevo, a no perder nunca la esperanza” durante la Vigilia del Sábado Santo en la que se espera la resurrección de Jesús.

El pontífice celebró la misa de hoy, en la catedral de San Pedro, ante los cardenales y obispos presentes en Roma y cerca de 200 fieles, todos ellos con tapabocas y guardando la distancia de seguridad en los bancas.

Lea también: Papa Francisco rezó el Viacrucis “con y por” los niños del planeta

Con la basílica en total oscuridad, la celebración comenzó con la bendición del fuego que encendió el llamado cirio pascual, con el que se prendieron después las velas que llevaba el papa y todos los presentes.

Posteriormente, en total silencio, la basílica se iluminó para anunciar que Dios ha resucitado y el papa y los feligreses llegaron en procesión hasta el ábside de la basílica.

Y en una plaza de San Pedro totalmente vacía por el confinamiento que vive el país, sonaron las campanas para anunciar la resurrección.

Podría interesarle: En Medellín y Antioquia se extiende el toque de queda

En su homilía, el pontífice comenzó, como es la tradición, recordando el episodio de las mujeres que acudieron a ver el sepulcro donde se enterró a Jesús y lo encontraron vacío.

El papa Francisco hizo tres “anuncios” de Pascua a los fieles para devolverles la esperanza en estos tiempos.

El primero es que “siempre es posible volver a empezar, porque existe una vida nueva que Dios es capaz de reiniciar en nosotros más allá de todos nuestros fracasos”

“Incluso de los escombros de nuestro corazón Dios puede construir una obra de arte, aun de los restos arruinados (…).Y en estos meses oscuros de pandemia oímos al Señor resucitado que nos invita a empezar de nuevo, a no perder nunca la esperanza”, dijo.

Lea también: Masacre en La Plata, Huila: asesinan a tres personas de una misma familia

 

El segundo anuncio de Pascua de Francisco fue asegurar que “Jesús no es un personaje obsoleto: Él está vivo, aquí y ahora. Camina contigo cada día, en la situación que te toca vivir, en la prueba que estás atravesando, en los sueños que llevas dentro. Abre nuevos caminos donde sientes que no los hay y te impulsa a ir contracorriente”, añadió.

En su tercer anuncio, Francisco recordó que “Jesús, el Resucitado, nos ama sin límites y visita todas las situaciones de nuestra vida. Él ha establecido su presencia en el corazón del mundo y nos invita también a nosotros a sobrepasar las barreras, a superar los prejuicios, a acercarnos a quienes están junto a nosotros cada día”.

Lea también: Por temporada invernal hay 46 fallecidos y al menos 15 desaparecidos

 

“Con Él, la vida cambiará. Porque más allá de toda derrota, maldad y violencia, más allá de todo sufrimiento y más allá de la muerte, el Resucitado vive y gobierna la historia“, señaló.

El Sumo Pontífice continuará con las tradiciones de Semana Santa, mañana con la misa del Domingo de Resurrección desde la basílica San Pedro.

Finalizará leyendo el mensaje Pascual e impartirá la bendición “Urbi et Orbi“, pero esta vez en el interior y no desde el balcón central de la basílica pues la plaza está completamente cerrada.