El papa Francisco sostuvo que quiere nombrar a más mujeres para que ocupen altos cargos en la administración del Vaticano, porque considera que son mejores resolviendo conflictos.

Durante una reflexión sobre sus cinco años como el máximo jerarca de la Iglesia católica, Francisco  señaló que busca nombrar a más mujeres para dirigir departamentos del Vaticano por su capacidad para resolver diferencias con facilidad, aunque reiteró que esto no debería llevar a una «masculinidad con falda».

Sin embargo, el sumo pontífice aseguró que la puerta al sacerdocio para las mujeres sigue cerrada y remarcó que no se debe «funcionalizar» su rol en la Iglesia.

Durante su entrevista exclusiva con la agencia de noticias Reuters, el santo padre afirmó que ha enfrentado una oposición interna del clero conservador a sus interpretaciones liberales, especialmente a su enfoque sobre la sexualidad y a su indulgencia hacia los católicos divorciados.