Los votantes en Bielorrusia dieron el visto bueno para que su país albergue armas nucleares en medio de advertencias que el estado aliado de Rusia podría estar preparándose para enviar tropas a Ucrania en apoyo de la invasión que inició el pasado 24 de febrero.

Por lo anterior, las reformas constitucionales pueden abrir el camino para el despliegue de armas nucleares en suelo bielorruso por primera vez desde que el país las abandonó tras la caída de la Unión Soviética y lo que aumentaría la escalada del conflicto de Rusia y Ucrania.

En tiempos de la Unión Soviética, cuando Bielorrusia era una de sus repúblicas, el país llegó a tener numerosas armas nucleares soviéticas de distinto tipo y en el contexto de la Guerra Fría.

Le puede interesar: Estudio revela pistas de qué es lo último que vemos antes de morir

Por otra parte, Bielorrusia actualmente alberga conversaciones de paz entre las delegaciones rusa y ucraniana. Pero los observadores han cuestionado qué tan en serio se está tomando Putin las negociaciones.

El Ministerio de Defensa de Ucrania advirtió que el Ejército de Bielorrusia puede sumarse próximamente a la invasión lanzada por Rusia.

“Bielorrusia, como satélite (aliado) de Rusia, acoge en su territorio la tropas y el armamento del enemigo. Es probable que en adelante pueda apoyar a los invasores rusos en la guerra ruso-ucraniana y ayudar a la consecusión de los objetivos de los ocupantes”, señaló el Ministerio.

Vea también: Joe Biden: Putin debe “pagar por su agresión” o causará “más caos” en el mundo

Agregó que a partir que Rusia atacó a Ucrania, desde el territorio de Bielorrusia se llevan a cabo ataques sistemáticos con misiles contra instalaciones militares y civiles.

“A día de hoy se observa que las tropas bielorrusas han sido puesta en estado de alerta y se encuentran concentradas en regiones muy próximas a la frontera de Ucrania”, subrayan.

Según datos de la inteligencia militar de Ucrania, en las pasadas 24 horas se detectaron “actividades significativas” de la aviación y desplazamiento de columnas de vehículos con pertrechos y alimentos junto a ciudades de Bielorrusia de Baranovichi, Liajovichi y Pinsk, esta última a unos 20 kilómetros de la frontera con Ucrania.