Davy y Daniel Macías, durante 18 meses fueron muy cautelosos con el COVID-19, lastimosamente eso no impidió que contrajeran el virus, al parecer en un viaje familiar, lo que desencadenó en que ambos murieran con pocos días de diferencia dejando a cinco hijos huérfanos.

Davy, una enfermera de 37 años murió el 26 de agosto y su esposo, Daniel, un maestro de 38 años murió el 9 de septiembre, dejando huérfanos a sus cinco hijos de entre 3 semanas y 8 años de edad.

La pareja de California (EE. UU.) no estaba vacuna contra el COVID-19, pero según la madre de Daniel “no es que no quisieran vacunarse”, querían investigar sobre la seguridad de vacunarse.

 

Le puede interesar: Hallan objetos prehistóricos en el estómago de un caimán

 

Por otra parte, la mujer tenía siete meses de embarazo de su quinto hijo cuando fue hospitalizada a causa del virus, y quien dio a luz prematuramente con ayuda de los médicos, pero murió antes de poder conocer a su bebé.

Daniel, el padre de la recién nacida, estaba hospitalizado por COVID-19 en el mismo hospital que su esposa Davy, y dos semanas antes de morir pudo conocer a su hija, pero sin definirle un nombre, por lo que por ahora es llamada Baby Girl.

La familia sigue consternada por la repentina pérdida de la pareja “no lo vimos venir (…) El COVID no discrimina. Es la suerte del sorteo y le puede pasar a cualquiera”, afirmó la abuela de los niños Terry Macías.