París cerró dos escuelas recién abiertas luego de encontrar casos positivos de COVID-19, según las autoridades de salud.

Francia, a diferencia de otros países europeos que adoptaron un enfoque mucho más cauteloso, retomó las clases de forma obligatoria desde el lunes.

Algunas escuelas ya habían estado abiertas, al menos parcialmente, desde hace varias semanas, pero la presencia seguía siendo opcional.

Una escuela primaria del este de París, con 180 alumnos, cerró el martes después de que se descubrieran tres casos positivos de COVID-19.

Sucedió lo mismo en otra escuela en el centro de la capital, con 200 alumnos, que cerró este miércoles de forma preventiva después de que se señalara un caso positivo.

Francia volvió prácticamente a la normalidad tras casi tres meses de confinamiento por el coronavirus pero mucha gente sigue trabajando desde sus casas y en los transportes en común es obligatorio usar mascarillas.

Las autoridades no descartan un regreso de la epidemia antes del invierno.

Según las últimas cifras, 29.720 personas han muerto en Francia a causa del virus.