El parlamento israelí aprobó un proyecto de ley que apunta a dificultar la división de la soberanía de Jerusalén entre israelíes y palestinos en un eventual acuerdo de paz.

Con 64 votos a favor contra 51, la enmienda a la Ley Básica de Jerusalén establece que si cualquier gobierno pretende dividir la ciudad o realizar cualquier cesión de una parte de Jerusalén a los palestinos, necesita ser aprobada por 80 de los 120 votos, es decir, dos tercios de los parlamentarios.

Además, permite también modificar la definición “municipal” de Jerusalén, de forma tal que algunos sectores de la ciudad sean declarados como entidades separadas.

Esto destruye aún más la esperanza de una solución de dos Estados en el conflicto palestino-israelí, menos de un mes después de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y su anuncio de trasladar allí la embajada de su país desde Tel Aviv.

Jerusalén, considerada tierra santa para los musulmanes, judíos y cristianos, es uno de los temas más delicados en el conflicto, cuyas negociaciones están congeladas desde 2014. Pero si alguna vez se reanudan, la nueva ley dificultará aún más los esfuerzos de alcanzar un acuerdo de paz.

Nury Rojas Patiño CM&