Un pedófilo se declaró mujer y fue recluido en una prisión femenina, sin embargo, el hombre es señalado de haber violado a una compañera de celda.

De acuerdo con las leyes del estado de Washington, Estados Unidos, las personas que se sienten identificadas como mujeres pueden ser admitidas en una cárcel femenina, como ocurrió con Hobby Bingham.

 

Lea más: Nuevo presidente de Interpol es un general emiratí acusado de torturas

 

Bringham fue juzgado por abusar sexualmente de una menor, por ello fue detenido y trasladado a una celda de varones, sin embargo, declaró que se definía como una mujer, incluso cambió su nombre a Andrómeda Love. Razón por la cual, Bringham fue trasladado a una prisión femenina.

Luego de su cambio del centro de detención, el hombre fue encontrado sin ropa junto a su compañera de celda, Heather Lee Ann Trent y de esta manera, fue señalado de violarla, ya que en el dicho sistema penitenciario, todas las relaciones sexuales se consideran como no consentidas.

 

Quizás le interese: “Ni un paso atrás a los acuerdos”: pedido de Antonio Guterres, secretario de la ONU

 

A pesar del incidente, Bringham cumplió su condena y una vez que salió de prisión, se cortó el cabello y volvió a llamarse como hombre.

Según explicó Scott Fleming exguardia de la prisión, el personal carcelario se desentendió de la supuesta violación sin presentar informes sobre el hecho. Esto generó rechazo en el exfuncionario, debido a que no hay pruebas que determinen que una persona se siente identificada con otro género, sino, solo declararse como “mujeres”.

 

Podría leer: Mujer que se casó con ella misma, se divorció tres meses después

 

“Fue muy irresponsable por parte del estado ponerlos juntos en una misma celda. Esto es solo el principio, ya que está previsto que lleguen unos 150 presos más procedentes de cárceles de hombres de todo el estado”, precisó Fleming.