Pensilvania se ha convertido, en esta cita electoral, en el estado que podría decidir la presidencia estadounidense.

Este es el estado natal de Joe Biden, el cual se convirtió al rojo (republicano) en 2016, tras una tendencia demócrata en comicios anteriores. Ahora, si no vuelve a sumar sus 20 electores al partido demócrata, complicará bastante el acceso de Biden a la Casa Blanca.

Tras Florida, que cuenta con 55 electores, Pensilvania, con 20 electores, es el estado bisagra con más peso por el que se debaten los candidatos.

«Pensilvania es fundamental en estas elecciones. El poder de cambiar este país está literalmente en sus manos«, dijo Biden.

Victoria pasada de Trump

Publicidad

En 2016, el entonces candidato republicano, Donald Trump ganó Michigan y Pensilvania por un estrecho margen y rompió así el tradicional muro azul (demócrata) instalado en el «cinturón de óxido» del Medio Oeste.

Este año, Trump cerrará su campaña esta noche en Grand Rapids (Michigan), el mismo lugar donde terminó en 2016, algo que algunos atribuyen a su superstición; mientras que Biden lo hará en Pittsburgh (Pensilvania), con la cantante Lady Gaga como estrella invitada.