El gobierno de Nicaragua volvió a arremeter contra los medios de comunicación tras acusar de terrorismo e incitación al odio a una periodista y al dueño del canal 100% Noticias, un medio que ha cubierto de cerca la crisis que vive el país centroamericano.

Una vez más la libertad de prensa en Nicaragua queda en entre dicho con el arresto de la periodista Lucía Pineda, una fuerte crítica del presidente Daniel Ortega, que se encuentra en prisión preventiva acusada de provocación y conspiración para cometer actos terroristas.

La comunicadora de nacionalidad nicaragüense y costarricense fue detenida el viernes pasado durante un allanamiento contra la redacción del canal 100% Noticias, uno de los medios más críticos al gobierno en el que fungía como jefa de prensa.

Durante la intervención también fue detenido su director y propietario, Miguel Mora, quien fue presentado esposado y con uniforme de presidiario ante un tribunal, por los mismos cargos que a Pineda.

El arresto de la periodista de 45 años, fue duramente rechazado por Costa Rica que repudió el acoso y hostilidad hacia Pineda y catalogó el hecho como una afrenta hacia la prensa independiente.