Un gran danés con el nombre de Freddy, reconocido por el libro de los Récords Guinness como el perro más alto del mundo, murió a la edad de 8 años y medio en Essex (Reino Unido).

Con una altura de 1,3 metros parado sobre sus cuatro patas, medición utilizada por los Récords Guinness, Freddy saltó a la fama y se convirtió en una estrella publicitaria en 2016, cuando fue reconocido como el perro más grande del mundo.

‘’No sólo fue el perro más alto, sino el que tenía más amor y el corazón más grande. Un perro completamente cariñoso, que era alimentado con la mano […] Era único en un millón y amado por el mundo entero’’, indicó Stoneman.

Su dueña, Claire Stoneman, recuerda que Freddy fue el más pequeño de su camada y, debido a eso, no conseguía alimentarse de su madre, por lo que fue separado y adoptado dos semanas antes del tiempo recomendado.

‘’Medir a esa montaña de perro era una experiencia inolvidable, ¡aunque desafiante! […] Me alegro de que hayamos tenido la oportunidad de celebrar en los libros su inmensidad sin igual y de compartir su historia con millones de personas de todo el mundo’’, aseguró el jefe del Libro Guinness de Récords Mundiales, Craig Glenday.