Los precios del petróleo seguían hundiéndose este lunes por el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus, con el barril de Brent en su nivel más bajo desde 2002 y el WTI con varias caídas bajo el umbral simbólico de los 20 dólares.

El barril de Brent del Mar del Norte para entrega en mayo se vendía a 22,28 dólares, un nivel no visto desde hace más de 17 años, lo que representa una disminución de más del 10% con respecto a la clausura del viernes.

En Nueva York, el barril de WTI para mayo hizo varias incursiones por debajo de la barrera de los 20 dólares, acercándose al piso de 19,46 dólares por barril tocado el 20 de marzo.
Desde inicios de año, los dos precios de referencia casi se han dividido por tres.

«Esto refleja simplemente la creciente conciencia de que la demanda de petróleo se está colapsando, probablemente mucho más que el 20% que pronosticamos para abril y mayo», según los analistas de JBC Energy.

La crisis sanitaria y las drásticas medidas adoptadas para contener la propagación del virus, como limitar el desplazamiento de personas y de mercancías, golpea con toda su fuerza la demanda de crudo.

Más de 3.300 millones de personas están llamadas u obligadas por sus autoridades a permanecer confinadas en sus hogares, es decir, más del 40% de la población mundial, para intentar frenar la propagación del nuevo coronavirus, que deja unos 35.000 muertos en el mundo.