La naviera propietaria de los cruceros estadounidenses Zandaam, con 73 pasajeros y 116 tripulantes con síntomas similares a los de una gripe, y Rotterdam, al que se traspasó a la mayor parte de los pasajeros sanos del primero, pidió este lunes «compasión y humanidad» para poder terminar su viaje.

Holland America Line agradeció a las autoridades panameñas que permitieran cruzar el canal de Panamá a los dos barcos y dijo esperar lo mismo a su llegada de un largo viaje en el que han muerto cuatro pasajeros, pero reconoció que no sabe todavía cuál será su destino final.

DESTINO FINAL DESCONOCIDO

«Aún estamos ultimando los detalles para determinar donde y cuando desembarcarán nuestros huéspedes y estamos pidiendo la misma compasión y humanidad (mostrada por Panamá) se vea en nuestra llegada», señaló la naviera con sede en Seattle (EE.UU.) en un comunicado difundido el lunes de madrugada.

Los dos barcos iniciaron el domingo el cruce del canal de Panamá, que dura unas siete horas, desde el Pacífico al Caribe.

El alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantalis, señaló el domingo que no puede permitir que el Zandaam atraque en Port Everglades, el puerto de esa ciudad del sureste de Florida, porque agregaría más riesgo a una situación marcada por el impacto del coronavirus.

El Zandaam partió de Buenos Aires el 7 de marzo para una travesía de un mes de duración que debía terminar en Fort Lauderdale el 7 de abril y que se convirtió en una pesadilla para sus ocupantes.

El crucero no fue autorizado a atracar en puerto alguno de la costa suramericana del Pacífico desde el 14 de marzo, aunque sí pudo reabastacerse estando fondeado fuera del puerto de Valparaíso y luego en Panamá.

En aguas panameñas recibió la ayuda del Rotterdam, enviado por Holland America Line, para traspasar a los pasajeros sanos y acompañarle a su destino final.

TRASPASO DE PASAJEROS

Según el último comunicado de Holland America Line, a bordo del Zandaam hay 446 pasajeros y 602 tripulantes, de los cuales 73 personas del primer grupo y 116 del segundo presentan síntomas parecidos a los de la gripe.

A bordo del Rotterdam viajan 797 pasajeros y 645 tripulantes.

El transbordo de los pasajeros entre el Zandaan y el Rotterdam se terminó el domingo, con el objetivo principal de distribuir de manera equilibrada la fuerza de trabajo de ambos barcos, pues en el primero había poca tripulación operativa, señaló la naviera.

Los dos cruceros harán juntos el resto del viaje y los pasajeros de ambos permanecerán aislados en sus camarotes hasta llegar al destino final, como lo han hecho desde el 22 de marzo.