Un nuevo escándalo tiene en el ojo del huracán a primer ministro británico, Boris Johnson.

El líder conservador confesó haber realizado una multitudinaria fiesta en Downing Street en mayo de 2020, periodo en el que se decretó una estricta cuarentena en Reino Unido por el brote de COVID.

Johnson se disculpó ante el parlamento, pero la oposición pide su renuncia tras confesar el escándalo.

Keir Stamer, líder laborista de la oposición, le solicitó a primer ministro que ‘dejara de mentir a los británicos y confesara sus actos’.

“Si el primer ministro no tiene sentido de la vergüenza, los diputados conservadores deben actuar para destituirlo”, dijo Ian Blackford, líder del Partido Nacional Escocés en Westminster.

Conozca más: Djokovic admitió mentir en documentos migratorios y que no se aisló cuando tenía COVID

La ‘COVID-fiesta’ de Johnson

Según una investigación del diario BBC, Boris Johnson invitó a unas 100 personas a un evento en el jardín n° 10 de Downing Street, la popular calle en Londres que alberga su residencia.

El diario local también informó que la reunión fue el 20 de mayo del 2020, y que los asistentes ‘debían llevar su propia bebida’ para ingresar.

Días después, la televisión local ITV News publicó lo que parece ser el correo de la invitación de la fiesta a nombre del asesor privado de Johnson, Martin Reynolds.

Lea más: Helicóptero médico con cuatro personas, incluido un bebé, se estrelló junto a una iglesia

ASUNTO: “¡Copas con distancia social! [OFICIAL-SENSIBLE-No 10 SOLAMENTE]”.

TEXTO: “Después de un período de mucho trabajo, pensamos que estaría bien aprovechar este tiempo tan maravilloso y tomar unas copas, con la distancia social debida, en el jardín del Número 10 [de Downing Street] esta tarde”, dice el email.

Por favor, únanse a partir de las seis de la tarde, y ¡traigan su propio alcohol!”

Del mismo modo, el evento del 20 de mayo salió a la luz en un blog del exasesor del primer ministro, Dominic Cummings.

Finalmente, BBC recopiló las respuestas por correo de los invitados, los cuales ‘no podían creer que Johnson iba a realizar una fiesta en pleno confinamiento’.