Polémica ha generado en los últimos días que el rey de España, Felipe VI, no se pusiera de pie ante la llegada de la espada del libertador Simón Bolívar a la toma de posesión del presidente, Gustavo Petro, al contrario que otros mandatarios internacionales presentes en la ceremonia.

En los videos que circulan en redes sociales, deja en evidencia al monarca español ubicado al lado del presidente de Chile, Gabriel Boric, siguiendo con la mirada la llegada del arma simbólica, pero, a diferencia de otros invitados, no se levantó de su sitio ni aplaudió el acto.

Por su parte, la ministra de Derechos Sociales de España ha reclamado “una disculpa” este lunes luego de conocerse este acto que muchos califican como “descortés”.

Belarra ha expresado en su cuenta de Twitter que, ante la toma de posesión de Petro, el papel de España era “mostrar todo el respeto y apoyo al proceso democrático recorrido”. “Es inexplicable lo ocurrido y merece una disculpa”, ha añadido.