La Policía de Sandy Springs, en el estado de Georgia (EE.UU.) imputó cargos de homicidio a una niñera de 29 años, en relación con el fallecimiento de una niña de dos años, la cual estaba bajo su cuidado.

El pasado 9 de diciembre se inició una investigación tras recibir una llamada de una médica por una menor que no respondía dentro de un apartamento de la ciudad.

Inmediatamente, los organismos de socorro trasladaron a la niña a un hospital, donde lastimosamente la declararon muerta.

Vea también: Jóvenes de 17 y 21 años fueron asesinadas por sus parejas sentimentales en Antioquia

La autopsia reveló que la niña de dos años, cuyo nombre es Fallon Fridley, tenía heridas graves, las cuales le provocaron el fallecimiento.

Las indagaciones de los detectives llevaron a conocer que la menor estaba bajo el cuidado de Kirstie Flood de 29 años de edad.

Publicidad

Los padres de la niña le dijeron a WSB-TV que Flood era una amiga cercana desde hace cinco años, había sido su niñera a tiempo completo desde agosto y nunca pensaron que ella fuera capaz de dañar a la menor.

La madre afirmó que la niñera llamó llorando el día que Fallon Fridley murió y que se había golpeado la cabeza con un tobogán en el patio de recreo.

Sin embargo, los médicos que trataron las lesiones de la niña no coincidían con el relato de los eventos de Flood.

Le puede interesar: Liberan a 344 estudiantes secuestrados por el grupo terrorista Boko Haram en Nigeria

Por otro lado, la Policía registró el teléfono de Flood y descubrió que ella había hecho en Google búsquedas como “qué tipo de personas disfrutan abusando de los niños de otras personas” y “qué significa tener una repentina necesidad de golpear a un niño que no es tuyo”.

“Es como si este mal hubiera estado frente a mi cara durante años, y nunca lo vi”, dijo Kristin Fridley, madre de la niña fallecida.

Así pues, la niñera fue detenida y se le imputaron los cargos de homicidio grave, un cargo de homicidio doloso y agresión con agravantes, en relación con la muerte de la niña.