Un agente de la Policía Metropolitana de Londres acusado del secuestro y del asesinato de Sarah Everard, una mujer británica hallada muerta tras desaparecer en marzo cuando regresaba a casa, admitió este martes haberla raptado y violado.

Wayne Couzens, de 48 años y padre de dos hijos, compareció en un tribunal de Londres por un enlace de vídeo para declararse culpable de los cargos de secuestrar y violar a Everard, una confesión que llega una semana después que un examen ‘post mortem’ concluyera que la joven murió por compresión del cuello.

Publicidad

 

Le puede interesar: Niña de 15 años fue abusada por su padre y amigo policía al que le pidió ayuda

 

Sarah Everard desapareció el pasado 3 de marzo en el sur de Londres cuando regresaba andando de noche a su domicilio, en el barrio de Brixton, tras visitar a una amistad.

Su cuerpo fue hallado una semana después escondido en una zona boscosa de Ashford, en el condado inglés de Kent, pocas horas después de la detención de Couzens, agente activo encargado de patrullar recintos diplomáticos.

El agente, que afronta la próxima audiencia de declaración de culpabilidad en julio, será juzgado en octubre en el tribunal penal londinense de Old Bailey, y hasta entonces permanecerá en prisión provisional.

 

Vea también: Hallan cuerpo de policía que desapareció en Cali con heridas de cuchillo y disparos

 

El caso de Sarah Everard conmocionó a la sociedad británica y congregó en varias protestas a miles de mujeres que salieron a reclamar calles seguras y libres de machismo.

El suceso levantó escepticismo contra la Policía, cuya intervención para disolver un homenaje a la joven, desautorizado por las restricciones de la pandemia, despertó numerosas críticas al difundirse imágenes de agentes esposando y llevándose a la fuerza a algunas de las participantes en el acto.