Hay conmoción por el asesinato de Mirna Elizabeth Palma, una docente que fue fusilada en el rostro por su expareja, Carlos Medina, un policía retirado.

El caso sucedió en la provincia de Formosa en Argentina, donde la maestra de 44 años discutió con su exesposo por motivos que aún son materia de investigación.

Vea también: «Dijo que me va a matar», los desgarradores audios de la joven asesinada por exnovio policía.

Tras cometer el femicidio, el hombre de 59 años se sentó en la vereda del frente de la casa y luego se quitó la vida de un tiro en la sien.

El cuerpo de la docente fue hallado con un orificio de bala de entrada en su rostro y uno de salida en su nuca.

 

La arma homicida fue encontrada a pocos metros del cuerpo del victimario, se trataba de una calibre 32 con la que se considera que se efectuó el crimen.

¿Por qué la habría matado?

Según medios locales, ambos habrían discutido minutos previos al brutal homicidio.

Publicidad

Cuando se escucharon los tiros, los vecinos alertaron a la Policía de la provincia, quienes acudieron al lugar encontrando la escena de terror.

 

Lo primero que vieron fue el cuerpo sin vida de Medina en la vereda. Al entrar a la casa, los efectivos hallaron a la mujer quien presentaba un orificio de bala en su rostro.

Cercanos a la pareja dicen que Palma y Medina ya no vivían juntos, se habían separado hacía unos meses y no tenían hijos. Aunque él sí tenía una descendencia por un matrimonio anterior.

 

 

Las autoridades revelaron que el exesposo de la profesora contaba con toda la documentación legal correspondiente para portar el arma con la que le habría asesinado a la maestra.

Asimismo, Medina no tenía antecedentes o denuncias previas por violencia de género: «ni de violencia física ni verbal», indicó el comisario Miguel Oviedo.

Sin embargo, cercano a la profesora Mirna Palma aseguran que ella ya había pedido ayuda por las amenazas de su expareja.

Una comunidad de docentes en Facebook le dedicó un sentido mensaje a la profesora: «Hoy lloramos a una excelente colega, por culpa de un miserable cobarde que nunca aprendió a respetar la decisión de una mujer».

Vale la pena recordar que Argentina vive días de constantes protestas por una ola de feminicidios, que inició tras el indignante caso de Úrsula, una joven de 18 años que fue apuñalada hasta la muerte por un exnovio policía.