Un policía, que también trabaja como domiciliario, sufrió un intento de robo, los delincuentes querían  quitarle la moto y el dinero, pero el agente se opuso y le disparó al ladrón.

Le hecho sucedió en Argentina cuando un policía mató de un disparo a uno de los dos ladrones que intentaron robarlo abordo de una moto, mientras él hacía un reparto en la ciudad de La Plata.

Por otra parte, las autoridades capturaron el cómplice que quedó con vida y quien había salido de la cárcel meses atrás.

Julio Hernán Ramos, de 30 años, es el agente de la policía Bonaerense que al momento de entregar un domicilio, fue abordado por dos delincuentes de 17 y 20 años.

Amenazándolo con una pistola, los asaltantes le exigieron al hombre entregar su moto y el recaudo de su trabajo.

Inmediatamente, el agente se identificó, sacó su arma 9 milímetros y disparó al menor de los dos sospechosos. Este cayó herido por un tiro en la espalda.

El otro joven quedó herido de un brazo y se escapó, más tarde fue detenido al ingresar a un hospital.

“También hay que resaltar que los delincuentes, minutos antes, habían tratado de asaltar a una señora“, aseveró la fiscal Cecilia Corfield.

El policía se presentó horas más tarde en una dependencia y solicitó hacer una declaración espontánea. El hombre se encuentra en libertad “aunque sujeto a la investigación del caso” sostuvo la fiscal del caso.