La historia de un policía que se disfraza de médico para ingresar al hospital donde estaba su padre, enfermo de COVID-19, ha conmocionado a la sociedad peruana.

El uniformado se llamaría Jampier G.M, de 21 años de edad, quien según medios locales buscó la forma de entrar al hospital para corroborar si su papá había fallecido.

Una cámara se seguridad muestra cómo entró al área restringida en el Hospital Daniel Alcides Carrión de Huancayo (ciudad de Junín, Perú), vistiendo un atuendo exclusivo del personal médico, para evadir las restricciones del hospital por la pandemia.

Publicidad

El incidente sucedió hacia las 11:20 a.m. de este jueves 11 de febrero, dos días después de que el padre del policía ingresará con graves síntomas de COVID-19 y un cuadro de diabetes no controlada.

El general Roger Arista, jefe de la VI Macro Región Policial, lamentó lo que tuvo que vivir el suboficial, comprendiendo la desesperación de las personas que tienen un familiar hospitalizado en estos tiempos.

 

 

«Me ha reportado que su papá ha fallecido. El colega trabaja en la comisaría de El Tambo y al enterarse de su papito había fallecido y no lo dejaban entrar, ha optado por ir», contó el general a RPP.

El joven policía fue detenido entre lágrimas, se quitó el atuendo y su actitud fue rechazada por el personal del hospital: «ha vulnerado gravemente la salud pública al ingresar hasta el sexto piso de hospitalización COVID-19″.

Pronunciamiento del hospital

A través de un comunicado, la dirección general del Hospital Carrión indicó que no tomará acciones legales por lo sucedido, pero hicieron públicas las evidencias de las cámaras de seguridad a la Policía.

Por otro lado, en el texto indican que se abrió una investigación para determinar la posible responsabilidad del personal de salud sobre una supuesta denuncia sobre mala atención a los pacientes en el centro médico.

 

 

Sobre el padre del policía, las directivas del hospital informan que «se subió de inmediato al sexto piso para conectarlo a una máscara snorkel y a la espera de una cama UCI. En horas de la mañana, el médico a cargo pidió nuevamente una cama UCI, pero a la fecha había 12 enfermos más en espera».

Al parecer, la espera produjo el deceso del paciente: «al momento de apersonarse, el personal de salud pudo constatar que el paciente estaba en un cuadro grave y tras retirarle la máscara snorkel solo se constató su muerte».