Nueva Caledonia, territorio francés en el Pacífico sur, detectó este domingo sus primeros nueve casos de COVID-19, por lo que se decretó un confinamiento estricto de dos semanas.

Los contagios se identificaron durante investigaciones llevadas a cabo tras detectarse el primer caso autóctono en Wallis y Futuna, otro archipiélago francés situado 2.200 kilómetros al este de Nueva Caledonia.

 

 

Hasta ahora, ambos territorios eran de los pocos en el mundo donde no se habían registrado casos de covid, al decretarse especialmente cuarentenas obligatorias para todos los viajeros que llegaban.

Sólo se habían señalado casos importados de la enfermedad.

Las autoridades ignoran cómo llegó el virus a Wallis y Futuna, que mantiene una burbuja sanitaria de libre circulación con Nueva Caledonia.

 

 

Según el responsable del gobierno local, Thierry Santa, el caso detectado en el archipiélago vecino habría desarrollado los síntomas a mediados de febrero tras contagiarse a finales de enero.

Esta persona consultó a un médico al tener síntomas y dio positivo, lo que quiere decir que el virus circula en la isla“, dijo Hervé Jonathan, representante del Estado francés en Wallis y Futuna.

 

 

Santa pidió a todas las personas que volvieron a Nueva Caledonia procedentes de ese territorio desde el 25 de enero que se aíslen y llamen al número de emergencias para identificarse.

También anunció “un confinamiento estricto de la población a partir del lunes por la noche durante dos semanas (…) para romper la transmisión del virus“.