Unas 3.000 personas se manifestaron este jueves en la capital de Nueva Zelanda para protestar contra las medidas y la vacunación por la COVID-19, el mismo día en el que se ha informado de un caso de la variante ómicron en el país y ya se ha vacunado el 90 % de la población diana.

La manifestación, organizada por el grupo antivacunas Freedom & Rights Coalition del pastor fundamentalista Brian Tamaki, recorrió las calles de Wellington hasta llegar al Parlamento, que se encuentra cerrado por las vacaciones de Navidad, informó Radio New Zealand.

Lea también: ¿Dónde pondrán los cepos por estar mal parqueado desde este jueves en Bogotá?

Según un vídeo compartido por el colectivo, varios activistas antivacunas criticaron las restricciones por la covid-19 y la obligación de la vacuna en los trabajos con contacto con el público por supuestamente atentar contra la libertad y dividir a la sociedad.

“No toques mis libertades ni mis derechos” se podía leer en una pancarta de la manifestación, en la que nadie llevaba mascarilla y contó con la asistencia de un grupo de moteros.

Le puede interesar: Sonda de la NASA se convierte en la primera nave espacial en “tocar” el Sol

La marcha ha sido convocada el mismo día en el que se ha informado de que un viajero procedente de Alemania dio positivo de la variante ómicron del coronavirus a su llegada el domingo a Auckland, en la Isla Norte, según un comunicado del Gobierno neozelandés.

Foto: AFP

Además, las autoridades indicaron que ya se ha vacunado contra la covid-19 al 90 % de la población diana, equivalente a más de 3,78 millones de personas.

Este logro se ha conseguido a pesar de que las autoridades comenzaron la vacunación más tarde y de manera más lenta que otros países como Estados Unidos, Reino Unido o España.

Te puede interesar: La Corte Constitucional aclara un señalamiento de presunto soborno

Nueva Zelanda, que mantendrá sus fronteras cerradas a los viajeros extranjeros hasta abril de 2022, fue uno de los países que actuó antes y de forma más contundente contra la covid-19 y ha conseguido mantener el número de contagios a unos 13.230 y en el de fallecimientos en 48.

Sin embargo, en octubre abandonó la estrategia de cero casos ante el aumento de la vacunación y adoptó un sistema de “semáforo”, que consiste en varios niveles de alerta y restricciones que se puede aplicar por zonas.