Una joven de 23 años de edad falleció luego de sufrir una caída libre de más de mil metros cuando practicaba paracaidismo. El trágico hecho sucedió el viernes por la noche en la ciudad de Estrasburgo, en Francia.

La joven Romane Hourcastagnou acompañada con otras diez personas se subieron a una avioneta para realizar la actividad. Al momento del salto, Hourcastagnou notó que su paracaídas no abría e hizo un procedimiento de rescate que lastimosamente no funcionó.

Podría leer: Balance de MinDefensa sobre el paro armado: seis personas fallecidas y 180 vehículos afectados

De acuerdo con Roland Ilyes, director técnico del Centro Regional de la Escuela de Paracaidismo de Alsacia (CERP), “la parte de la caída libre transcurrió con normalidad, pero hubo un problema con el paracaídas”.

Desde el aire, sus compañeros notaron rápidamente lo que pasaba; sin embargo, sus acompañantes solo podían observar impotentes lo que sucedía sin poder auxiliarla. En ese instante, la joven se encontraba a una altura de aproximadamente un kilómetro y se dirigía hacia un campo de hierba.

“El impacto contra el suelo fue muy violento”, aseguró uno de los testigos.

Mire más: “Primera vez en pedales”: Egan Bernal y el video que ilusiona con su regreso

Tras la caída, los servicios de emergencia fueron alertados por la situación, pero no pudieron hacer nada por la víctima.

Hourcastagnou fue declarada muerta por un médico que acudió al lugar, asimismo, sus compañeros fueron atendidos ya que estaban conmocionados por lo que acababan de vivir.

Podría leer: Duque anuncia avances en el intercambio comercial y turístico entre Colombia y la nación africana

Las autoridades confiscaron el equipo que utilizó la joven, de igual forma aseguraron que tomarán los testimonios de los otros paracaidistas y revisarán las imágenes captadas por las cámaras GoPro ubicadas en los cascos de las otras personas que estuvieron en el salto.

Cabe destacar que Romane Hourcastagnou había sido paracaidista “durante aproximadamente un año”, según especificó el director técnico del CERP, Roland Ilyes. “Había comenzado su formación inicial dentro de la institución y practicaba asiduamente”.

Lea más: Contraloría detecta giros de subsidios a fallecidos y ‘colados’ en el Sisbén

“Ya tenía experiencia en cien saltos”, explicó el entrenador agregando que “cada uno de los cincuenta paracaídas del centro tiene sus especificaciones, que es un poco como el control técnico de un auto. Hay un protocolo de verificación para cada uso”.