La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, llamó a la unidad y a no impulsar el odio independientemente de la política, luego de que un restaurante se negó a atenderla porque trabajaba para Donald Trump.  

El dueño del restaurante The Red Hen en Lexington, Virginia, se negó a servir la cena a la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, y a su familia, el fin de semana; y le pidió que se fuera porque trabaja para el presidente Donald Trump, según contó la propia funcionaria, quien llamó a dejar de lado el acoso.

“El debate saludable sobre las ideas y la filosofía política es importante, pero los llamados al hostigamiento y a impulsar a que cualquier partidario de Trump evite al público son inaceptables. Estados Unidos es un gran país y nuestra capacidad para encontrar soluciones a pesar de los desacuerdos es lo que nos hace únicos”, sostuvo la funcionaria.

El incidente desató una batalla en redes sociales a la que se unió el presidente Donald Trump, quien atacó al restaurante por no centrarse en la limpieza de sus marquesinas, puertas y ventanas sucias y sí en negarse a servir a su portavoz.