Las grandes potencias del mundo celebraron la histórica cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano Kim Yong-un celebrada en Singapur.

China destacó la importancia del encuentro que duró más de cuatro horas y manifestó su deseo de que las partes sigan trabajando en la completa desnuclearización de la península y el establecimiento de la paz.

Rusia también consideró positiva la cumbre, pero señaló que es necesario conocer los detalles de lo pactado entre las naciones. El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, aseguró que el diablo está en el detalle.

La ONU reiteró que está dispuesta a dar pleno apoyo al proceso.  

Los mandatarios lograron un desescalamiento de las tensiones del pasado con la firma de un acuerdo de cuatro puntos centrados en establecer nuevas relaciones; la pacificación, la recuperación de prisioneros de guerra y el más controversial, la desnuclearización.

No hay límite para lo que Corea del Norte puede lograr cuando abandone sus armas nucleares y abrace el comercio y el compromiso con el resto del mundo; lo que realmente quiere lograr

dijo el mandatario norteamericano.

Trump se comprometió a ofrecer garantías de seguridad a Corea del Norte mientras que Kim prometió la desnuclearización de la península.

Publicidad
Hoy celebramos una reunión histórica y decidimos dejar atrás el pasado. El mundo verá un cambio importante

sostuvo Kim.

El acuerdo establece además que las negociaciones continuarán, pero aún no hay un calendario establecido.