14/12/2017

Al menos 6 mil 700 miembros de la comunidad musulmana rohinyá han muerto Myanmar, debido a la violencia de la que son objeto por parte de las autoridades de ese país asiático.

El preocupante informe ha sido entregado por la Organización Médicos Sin Fronteras en el que detalla que 6 mil 700 rohinyás han muerto desde el pasado 25 de agosto, víctimas de la violencia ejercida por las autoridades de Myanmar.

Los datos recopilados indican que un 69 por ciento de las muertes fueron por disparos, seguidos por los quemados dentro de sus casas con un 9 por ciento o apaleados con un 5 por ciento.

La organización médica afirma que estos datos son la prueba más clara de la violencia que comenzó el 25 de agosto cuando los militares, la Policía y las milicias locales en Myanmar lanzaron las últimas operaciones que las naciones unidas ha calificado como una limpieza étnica.

Zeid ra’ad al Hussein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, aseguró: ”¿cuánto tienen que soportar las personas para que su sufrimiento sea reconocido y su identidad, y sus derechos sean reconocidos, por su gobierno y por el mundo?”.

La Organización Internacional para las Migraciones estima que unos 626 mil rohinyás huyeron de Myanmar al vecino país de Bangladés desde el pasado 25 de agosto, sumándose a otros 300 mil que ya habían buscado refugio.

De acuerdo con las naciones unidas, miles de rohinyás siguen llegando semanalmente a Bangladés huyendo de Myanmar, donde no es reconocida esta minoría musulmana.

Paula Jiménez – CM&