El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, busca retomar el diálogo con los independentistas catalanes reuniéndose con el presidente regional Quim Torra en una Barcelona blindada, donde mañana sesionará el Ejecutivo español en medio de protestas separatistas.

Tras semanas de creciente tensión entre Madrid y los separatistas catalanes, Sánchez se encontrará con Torra en lo que será su segunda reunión luego de la que sostuvieron el 9 de julio, a pocas semanas de que el dirigente socialista asumiera el poder en España.

«Estamos muy lejos, esto es una realidad», expresó Elsa Artadi, portavoz del gobierno catalán, que espera que acuerden «un mecanismo que sea estable» para un diálogo que rinda frutos concretos.

«No podremos avanzar si hay una reunión en julio, la siguiente reunión es en diciembre, si no hay una manera formal de ir avanzando», afirmó.

Investido presidente del gobierno gracias en parte a los votos de los independentistas catalanes en el Parlamento, Sánchez enarboló desde entonces una política de apaciguamiento de la crisis catalana, que ha seguido viva luego de la fallida declaración de independencia de octubre de 2017.

Pero aunque los contactos entre ministros del gobierno español y sus pares catalanes se han multiplicado, el clima se agrió en las últimas semanas.

Los independentistas catalanes, sin quienes Sánchez carece de mayoría parlamentaria, le retiraron el respaldo después de que la fiscalía reclamara entre 7 y 25 años de prisión para sus líderes que deben ser juzgados a principios de 2019 por el intento de secesión de España.