El presidente de Kazajistán, Kassym Jomart Tokayev, anunció el martes que el contingente de fuerzas lideradas por Rusia comenzará a abandonar el país en dos días y criticó con fuerza a su predecesor, en lo que parece un intento de reforzar su autoridad.

Dirigiéndose al gobierno y al parlamento en una videoconferencia retransmitida en directo, el presidente, de 68 años, acusó a Nursultán Nazarbáyev, su poderoso mentor, de haber fomentado la aparición de una “casta de ricos, incluso para los parámetros internacionales”, que domina el país y sus abundantes recursos en hidrocarburos.

Lea más: Cae alias ‘El Gordo’ señalado cabecilla de red narcotraficante al servicio de las disidencias de las Farc

Es una crítica sin precedentes del “padre de la nación”, cuya personalidad se venera en este tumultuoso país de Asia central.

“Creo que ha llegado el momento de rendir homenaje al pueblo de Kazajistán y apoyarlo de manera sistemática y regular”, dijo Tokayev, agregando que se pedirá a “empresas muy rentables” que aporten dinero a un fondo estatal.

En el mismo discurso, Kassym Jomart Tokayev prometió llevar a cabo reformas, frenar la inflación e impulsar los salarios, mientras la antigua república soviética, rica en hidrocarburos, padece la peor crisis de su historia reciente.

Los disturbios de la semana pasada empezaron como una protesta pacífica contra la subida de precios de la energía en el oeste del país y dejaron decenas de muertos y unos 10.000 detenidos.