El presidente de Perú, Martín Vizcarra, instó al Congreso a aprobar las reformas constitucionales que propuso para combatir la corrupción y amenazó con disolver el legislativo si no acepta sus propuestas.

El mandatario convocó a una legislatura extraordinaria para sacar adelante cuatro proyectos de ley que proponen una reforma al sistema de justicia peruano que atraviesa una crisis de corrupción e inestabilidad y planteó una “cuestión de confianza”, que implica que en caso de derrota, Vizcarra estaría facultado para cerrar el parlamento, de mayoría fujimorista, y convocar nuevas elecciones legislativas.