El panorama para América Latina, África y Asia no es nada alentador si China logra suprimir la democracia en Taiwán, según analistas internacionales.

La isla, que cuenta con la democracia más sólida de Asia, está en la mira del comunismo chino; una amenaza que sería un golpe a todas las democracias de la región, incluyendo dos de las más influyentes del mundo (India y Japón).

Para el filósofo Orlando Gutiérrez Boronat, de la Universidad de Miami (EEUU), Taiwán es una potencia productiva y tecnológica que hace parte de la economía mundial.

Prueba reciente de ello ha sido la forma exitosa como ha controlado la propagación del COVID-19 en su territorio, sus avances en investigación, innovación y producción.

 

 

Es por ello que es uno de los aliados históricos de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial.

Es parte de la estrategia de defensa de la región del Pacífico por parte del Alto Mando Militar americano”, asegura el doctor Gutiérrez.

Las intensiones colonialistas chinas en el archipiélago de Taiwán es un tema central de la política global, ya que EEUU apoya su democracia.

Ahora que la República Popular China con su totalitarismo está tomando lentamente el poder en Hong Kong y quiera hacer lo mismo con Taiwán representa una preocupación mundial.

 

 

¿Por qué afecta a América Latina?

 

Porque la República Popular China quiere desplazar a Estados Unidos como principal potencia del planeta.

Además, enfatizan en poder controlar los recursos naturales de zonas estratégicas del mundo, como América Latina y África.

Para hacerlos, establece alianzas y respalda a los regímenes totalitarios que puedan garantizarle el control.

Ejemplo de ellos el fuerte respaldo que le da a las dictaduras existentes en Cuba y Venezuela.

Los comunistas chinos hacen todo lo que pueden porque los países latinoamericanos rompan relaciones diplomáticas con Taiwán”, afirman expertos.

 

 

Riesgo para la democracia, riesgo para el mundo

 

La agresión de la China Comunista (estado totalitario) contra uno democrático es siempre señal de peligro para toda la humanidad.

Ejemplo de ellos, la agresión soviética contras los países bálticos, Finlandia y Europa del Este, la invasión nazi a Checoeslovaquia, y la misma del Partido Comunista chino al Tíbet y Hong Kong.

Defender la libertad de Taiwán, es defender nuestra propia libertad”, señalan analistas internacionales.

 

 

¿Taiwán es de la República Popular China?

 

No lo ha sido históricamente, Taiwán nunca ha formado parte de la china comunista.

En 1895, al final de la primera guerra Chino-Japonesa, Taiwán fue cedida a Japón por la dinastía Qing.

Los japoneses la gobernaron como colonia hasta 1945 cuando pasó al control de la República de China, estado nacionalista fundado en 1912.

Al final de la guerra civil entre nacionalistas chinos y comunistas chinos en 1949, el gobierno de la República de China se estableció en Taiwán, donde ha permanecido hasta ahora.

Así las cosas, hay que tener muy en cuenta que Taiwán nunca ha sido gobernada por la dictadura comunista, ya que no es lo mismo República de China que República Popular China (dictadura).

 

 

Economía de Taiwán

 

El archipiélago tiene una democracia plural y próspera, donde la sociedad y empresas son respetadas por la ley.

Taiwán ha demostrado que puede haber progreso económico con libertad política, algo que el régimen chino considera “subversivo”.

La isla sabe que perder su soberanía es caer completamente bajo el control de los comunistas chinos, alguno que no van a permitir ni ellos ni las naciones aliadas, especialmente Estados Unidos.