Al menos tres soldados indios murieron en un enfrentamiento con el Ejército chino en la disputada frontera entre los dos países.

Esta es la primera confrontación con víctimas entre los dos gigantes asiáticos en los últimos 45 años.

China acusó a India de ser responsable del incidente al franquear dos veces la frontera, pero no anunció públicamente muertos por su parte.

Un militar indio en la región indicó a la AFP que no hubo intercambio de disparos. «No se utilizó ninguna arma de fuego. Hubo combates cuerpo a cuerpo violentos», dijo esta fuente que no quiso ser identificada porque no está autorizada a hablar con la prensa.

Las tropas de las dos potencias nucleares están inmersas desde principios de mayo en varios enfrentamientos a lo largo de la frontera común, principalmente en Ladakh, y reforzaron con miles de soldados su presencia en ambos lados.

Tras las negociaciones entre generales de los dos ejércitos hace unos diez días, empezó un proceso de desmilitarización en algunas zonas disputados en altitud en Ladakh.

«Durante el proceso de desescalada en curso en el valle de Galwan se produjo un enfrentamiento violento la pasada noche que causó víctimas de ambas partes», dijo el martes un portavoz del ejército indio, lamentando la muerte de un oficial y de dos soldados por el lado indio.

Por su parte, el portavoz chino de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, dijo que las tropas indias habían atravesado la frontera y «provocado y atacado a personal chino, lo cual provocó un grave enfrentamiento».

«Pedimos de nuevo a India que controle a sus tropas en la frontera. No crucen la frontera, no causen problemas«, insistió Zhao Lijian.