El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, trabajará para el servicio público de salud una vez por semana para combatir el COVID-19.

Según el diario Irish Time, Varadkar, que se licenció en Medicina en el Trinity College de Dublín en 2003, evaluará los síntomas de los pacientes por teléfono.

«Muchos familiares y amigos suyos trabajan en el sector sanitario», explicó el portavoz. «Él quería ayudar, aunque fuera de forma modesta».

En marzo, poco después de que la epidemia de COVID-19 llegara a Irlanda, el servicio público de salud instó a los profesionales sanitarios que habían dejado de ejercer a que se reincorporaran al sistema.

Más de 60.000 personas atendieron el llamado.

Según las últimas cifras del Ministerio de Salud, Irlanda registra 5.709 contagiados, 25 recuperados y 210 fallecidos.