Con la expansión de la variante ómicron del COVID-19, que se propaga con velocidad por varios países del mundo, surgen cada vez más preguntas sobre sus síntomas más comunes.

Ómicron no debe tomarse a la ligera, por ello desde un dolor de cabeza hasta dolores corporales intensos, deben tenerse en cuenta ya que la variante es muy diferente a otras conocidas.

Aunque casi todas las mutaciones del COVID-19 están relacionadas con un resfriado, en el caso de ómicron se está intensificando la garganta seca / áspera, la segregación nasal, el dolor de cabeza, la fatiga y los estornudos.

Te puede interesar: Cómo actúa, cómo se comercializará y diferencias de la pastilla MSD contra el COVID-19

Pero aún así hay un síntoma de advertencia que podría ser el común denominador de la variante, según un estudio de la compañía de ciencias de la salud Zoe.

Este primer síntoma está relacionado con tener una garganta irritada, lo que podría desarrollarse en una voz ronca o áspera.

Además, dicho síntoma serviría como alerta, ya que podría haberse contagiado de COVID-19 y, por ende, sería recomendable una prueba covid para descartar o confirmar el contagio.

Mira también: Pena de muerte para enfermero que asesinaba a pacientes durante la noche

Imagen: iStock

También, en caso de ser positivo, usted podría presentar tres de los signos más comunes de coronavirus, como lo son una temperatura alta, una tos nueva y continua y una pérdida o cambio en su sentido del gusto y olfato.

Para el profesor Tim Spector, el científico detrás de la aplicación de seguimiento de síntomas Zoe, los síntomas de ómicron son cada vez más similares a los de un resfriado común.

Esto significa que es mucho más fácil de trasmitirlo dado su alto nivel de contagio y por ello es indispensable no bajar la guardia ante esta nueva amenaza derivada del coronavirus COVID-19 identificado en China desde el 2019.