El príncipe Harry, quien dejará de trabajar para la Familia Real, ha admitido que hubiera querido seguir prestando servicio a su abuela, la reina Isabel II, sin fondos públicos pero que «no ha sido posible».

«El Reino Unido es mi hogar y un lugar que yo quiero, eso nunca cambiará. Nuestra esperanza era continuar sirviendo a la Reina, a la Commonwealth (Mancomunidad Británica de Naciones, antiguas colonias), y mis asociaciones militares, pero sin fondos públicos. Desafortunadamente eso no ha sido posible. He aceptado esto, sabiendo que eso no cambia quien soy yo», agregó.

En un discurso privado ante la organización benéfica Sentebale, que ayuda a niños que viven con VIH en África, el hijo del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales admitió que ha tomado la decisión de apartarse de la monarquía después de muchos meses de reflexión.

Agregó que, cuando se casó en mayo de 2018, «estábamos animados, teníamos esperanzas, y estábamos aquí para servir. Por esas razones, me entristece que se haya llegado a esto. La decisión que he tomado por mi esposa y por mi de retirarnos no se ha tomado a la ligera».

Los duques de Sussex, Harry y Meghan han llegado a un acuerdo con la Familia Real británica para cortar los lazos con la monarquía y vivir en forma independiente en Canadá, lo que les ha obligado a perder el título de «Sus Altezas Reales».