Jaime Fontanet se dio a conocer ante la opinión pública como un docente de matemáticas, en Puerto Rico, que enseña en grados de bachillerato. El sujeto, quien dicta asignaturas de contabilidad, afirma que lleva ocho años involucrado en el sistema educativo de su país.

Fontanet, quien también cuenta con un negocio independiente para sustentarse económicamente, se hizo tendencia esta semana por cuenta de un testimonio en el que expresó una profunda indignación por cuenta de los “vacíos intelectuales” de algunos de sus estudiantes que, según manifiestan, han llegado a la última etapa del colegio sin saber sumar ni restar.

El docente afirma en su declaración que recientemente cambió de colegio, donde ha tenido que afrontar con alumnos a los que se ve obligado a enseñar matemáticas básicas para resolver operaciones numéricas elementales, como las ecuaciones.

“¿Pero cómo tú no vas a saber restar? ¿Qué está pasando? Estudiantes de 10, 11 y 12 no saben restar ni sumar, ¿cómo yo voy a cubrir contabilidad si estos estudiantes no saben restar ni sumar?”, expresó Fontanet en un tono furioso.

También puedes leer: Macabro feminicido de Ariadna López: acudió a un bar, apareció muerta y sus amigos son los principales sospechosos

“Los responsables son los padres”

Sin embargo, y pese a que en su testimonio señaló a los estudiantes, el educador culpó a los padres de este ‘déficit’ y los señaló como los responsables de que sus hijos no sepan sumar ni restar en el bachillerato.

“¿Tu papá qué has hecho con tus hijos? ¿Quién está criando a los hijos que están ahora en la escuela? ¿TikTok, Instagram, Facebook, Fortnite, Clash of Clans, que más? Llegan a los restaurantes y están todos con los teléfonos, ni hablan entre sí”, expresó Fontanet, describiendo a su vez el panorama estudiantil desde su experiencia.

Fontanet suscribe la adicción a los celulares como una de las causas que más alteran el proceso educativo de los alumnos. Inclusive, el hombre afirma que se ha visto obligado a quitarles los celulares para que presten algo de atención a las lecciones del día.

“Dentro del salón tengo que quitar los teléfonos para poder dar clase. Hay tiempo para todo, pero tu papá que me estás escuchando, tienes que trabajar en tu casa con ellos, fue el mensaje del docente.

Para Fontanet, la pandemia del COVID fue uno de los fenómenos que impactó negativamente en la calidad de la educación hoy en día, pero tampoco lo suscribió como una razón de peso para que los jóvenes no se vieran sumados en este déficit.

El testimonio de Fontanet generó todo tipo de reacciones y comentarios entre los internautas.