Un profesor que le dio correazos a uno de sus estudiantes por hacerle bullying a otro alumno, no será despedido.

Un polémico caso ocurrió en el colegio San Felipe en la ciudad de Piura, en Perú, donde el docente, Daniel Mendiola quedó captado en imágenes dándole golpes a un estudiante en plena hora de clases al enterarse que le hacía matoneo a otro alumno.

Lea más: La violencia y el maltrato siguen afectando a los adultos mayores

Luego del suceso, Mendiola fue retirado de su cargo temporalmente y manifestó estar preocupado por temor a ser denunciado por las autoridades estudiantiles o incluso hasta ser despedido. Sin embargo, los padres de familia de sus estudiantes lo respaldaron.

“Sé que me van a despedir, o tal vez hasta me lleven preso, pero yo ya no podía seguir viendo tal injusticia, semejante abuso contra un indefenso. No me arrepiento de nada“, dijo Mendiola.

Lea además: Terremoto de magnitud 5,9 en Afganistán deja más de mil muertos y cientos de heridos

“Doy gracias a los directivos de esta honorable institución por comprender mi situación y hacer justicia, tal como lo hice yo. Que esto quede como precedente para que todos sepan que aún podemos cambiar, que ser profesor no solo es llenar cuadernos, sino también enseñar y cultivar los verdaderos valores”, agregó.

En este sentido, reiteró que en su labor como docente continuará impartiendo normas para que sus alumnos entiendan que “el respeto debe ser fundamental” en las aulas.

Conozca más: Joe Biden considera suspender el impuesto a la gasolina durante tres meses

“Demostremos que todavía podemos confiar en que el bien siempre vence al mal. Como profesor me comprometo a seguir impartiendo una buena educación. Gracias a todos los padres que me respaldaron y pidieron justicia por mí, en serio muchas gracias, Dios los bendiga”, sostuvo.

Por su parte, el director de la institución educativa enfatizó que el profesor actuó con firmeza y justicia al ver que se estaba cometiendo un acto de maltrato escolar.

Lea también: Ex-Farc que confiesen sus delitos no tendrán prisión

Además, indicó que junto con los otros maestros se acordó expulsar al adolescente que hacía bullying, mientras que el alumno afectado recibirá ayuda psicológica tras sufrir constantes agresiones.

“No toleraremos actos de acoso o maltrato escolar entre estudiantes, nuestro deber es educar y no permitir abusos de este tipo”, añadió la máxima autoridad del colegio.