Desde varios lugares del mundo, centenares de empleados de Google, han protestado contra la indulgencia con la que el gigante tecnológico ha tratado las denuncias sobre acoso sexual que salpican a tres altos ejecutivos de la compañía. 

“Quiero que Google implementé las políticas/disposiciones que actualmente tiene y que se tome en serio las denuncias de las personas que han sido acosadas, que responda a estas de forma apropiada y no las tire debajo del tapete”, indicó Nicole Durbin, empleada de Google. 

En un extenso reportaje, el periódico estadounidense The New York Times, informó que Google le pagó 90 millones de dólares a Andy Rubin, «el padre de Android”; negoció la salida del Amit Singhal, uno de sus vicepresidentes; y mantuvo el puesto de Richard DeVaul, director de Google X.