Las multitudinarias protestas contra el racismo y la violencia policial tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd, a manos de un policía se intensificaron el martes hasta entrada la madrugada del miércoles en diversos puntos de Estados Unidos, tras la orden de Donald Trump de reprimir una manifestación pacífica y su amenaza de movilizar al ejército.

Los manifestantes se enfrentaron a la policía hasta entrada la madrugada del miércoles en Nueva York o Los Ángeles, pese al toque de queda, aunque no hubo tantas escenas de violencia y saqueos como en los días precedentes.

A cinco meses de las elecciones presidenciales, el presidente Trump atizó la crispación tras amenazar el lunes con movilizar al ejército para imponer el orden, después de que al margen de las protestas en varias ciudades se registraran disturbios con saqueos.

«Me ofende el hecho de que esté dispuesto a desplegar a los militares», dijo Amore, un estudiante de secundaria de 16 años movilizado en las calles de Nueva York, donde miles de personas salieron a marchar pacíficamente este martes.

Las autoridades ampliaron hasta el 7 de junio el toque de queda en la ciudad, una medida que no se utilizaba desde la Segunda Guerra Mundial.

Donald Trump ataca a sus rivales

Trump reiteró el martes su amenaza de desplegar al ejército y afirmó que el lunes en la noche, cuando fueron detenidos 300 manifestantes, Washington «fue el lugar más seguro de la tierra».

El mandatario, que se presentó como el presidente de «la ley y el orden», también guardó salvas para sus rivales y criticó la gestión de la seguridad en Nueva York -donde gobiernan los demócratas- afirmando que cedieron a la «escoria».

La policía bajo investigación

En Minnesota, donde está la ciudad de Minneapolis, las autoridades anunciaron que lanzarán una investigación por posibles abusos por parte de la policía en los últimos diez años.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó «el asesinato de George Floyd» y expresó su pesar por «los actos violentos registrados en el contexto de las recientes manifestaciones como reacción a la violencia policial contra afroamericanos» en Estados Unidos.