Los habitantes del pequeño pueblo austríaco de Fucking han confirmado que, para ponerle freno a las bromas, a partir del 1 de enero cambiarán su nombre a ‘Fugging’.

Así, la población de Fucking espera deshacerse del desafortunado nombre que ha visto un enérgico comercio turístico, así como frecuentes robos del letrero de la ciudad.

La alcaldesa Andrea Holzner señaló que la pequeña comunidad de cerca de 100 personas ha estado presionando para un cambio de nombre durante años.

¿Por qué le pusieron ‘Fucking’?

El nombre de la ciudad, que se encuentra al norte de Salzburgo, cerca de la frontera con Alemania, no tiene ningún significado obsceno en alemán.

Publicidad

Los lugareños se han frustrado por los robos de los letreros de la ciudad por parte de turistas y personas que fotografían el letrero.

Riéndose de la desgracia

La pequeña aldea escapó en gran medida a la atención del resto del mundo hasta el nacimiento de Internet, cuando se incluyó con frecuencia en las listas de los topónimos más divertidos del planeta.

El año pasado, algunos residentes locales usaron el nombre inusual para ayudar en su activismo, por ejemplo, colocando letreros arriba y abajo del letrero para leer un mensaje como «¡Nuestro clima es jodidamente importante!»

Aún no han surgido noticias sobre posibles cambios de nombre en las aldeas cercanas de Oberfucking y Unterfucking.

El pueblo se conoce como Fucking desde hace unos 1.000 años.