El presidente ruso, Vladímir Putin, intentó este viernes reconfortar a las madres de los soldados que combaten en Ucrania, a las que dijo que solucionará los problemas de abastecimiento que afrontan los militares, al tiempo que les prometió la victoria en el campo de batalla.

“Encargaré a la Administración (presidencial) y al Gobierno que, como usted ha solicitado, entablemos contacto directo con ustedes para apoyarles”, dijo Putin durante la reunión celebrada en la región de Moscú.

Le recomendamos leer: Corte Suprema de Justicia abre investigación y llama a indagatoria al senador Arturo Char

Las madres, entre las que no figuraba el Comité de Madres y Esposas creado recientemente, que es muy crítica con el Kremlin, expusieron la necesidad de nuevos uniformes, comida caliente, subsidios y ofertas profesionales tras participar en la campaña militar en Ucrania.

“Nosotros, como ustedes han dicho, debemos lograr nuestros objetivos. Y los lograremos. Sin ninguna duda”, aseguró Putin, tras la retirada de las tropas rusas en los últimos tres meses de varios bastiones ucranianos, incluido el tercio norte de la región sureña de Jersón.

Entre otras cosas, reconoció la necesidad de “deshacerse” de aquellos funcionarios que tratan a los ciudadanos “con arrogancia” y “frialdad”, especialmente en el marco de la movilización, que provocó el éxodo de cientos de miles de rusos en edad militar.

Al abrir la reunión, Putin también dijo “compartir” el dolor de las madres que han perdido a sus hijos en el frente ucraniano y abogó por crear un sistema de rehabilitación para los soldados heridos.

Al respecto, subrayó que los hospitales militares sólo tienen cubiertas un 38 % de sus camas, aunque el portal Mediazona informó hoy sobre 9.311 soldados muertos, lo que incluiría 326 movilizados.

El Ministerio de Defensa ruso informó sólo en tres ocasiones sobre las bajas en sus filas desde el inicio de la operación militar en febrero, la última el pasado 21 de septiembre, cuando Putin anunció la movilización parcial.