El secretario del Exterior británico, Boris Johnson dijo que es “sumamente probable” que el presidente ruso Vladimir Putin haya ordenado el ataque con un agente neurotóxico contra el exespía Serguei Skripal en la ciudad inglesa de Salisbury.

Es abrumadoramente probable que fue decisión (de Putin) ordenar el uso de un agente nervioso en las calles del Reino Unido, en las calles de Europa por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial

sostuvo Johnson.

Aunque el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, anunció que Moscú dejó de prestar atención a los señalamientos de Gran Bretaña sobre este caso, el Kremlin respondió que la declaración de Johnson contra Putin es sorprendente, escandalosa e imperdonable.

La Federación rusa también abrió una investigación independiente para esclarecer el intento de asesinato contra Yulia Skripal, quien tiene ciudadanía rusa y resultó afectada por el ataque a su padre, y el homicidio del empresario ruso Nikolái Glushkov, quien fue encontrado muerto en su casa en Londres.

Por su parte, el Gobierno británico aseguró que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas analizará una muestra del agente nervioso utilizado en el envenenamiento.