En el marco de una reunión en Ankara parta estrechar relaciones bilaterales, el presidente ruso Vladimir Putin y su homologo turco, Recep Tayyip Erdogan, acordaron la construcción de la primera central nuclear de Turquía.

«¡Que Dios esté con ustedes!», deseó Erdogan durante un discurso transmitido por videoconferencia en el sitio de las obras de la central nuclear de Akkuyu, en la provincia de meridional de Mersin, donde los obreros comenzaron inmediatamente a verter cemento.

La ingeniería de la planta está en manos de la empresa rusa Rosatom, aunque el acuerdo preliminar estipula que el 40 % de las obras podrían ser realizada por empresas turcas, si bien aún no se ha llegado a un acuerdo con ninguna firma.