Las consecuencias de la infección masiva de un número ‘récord’ de menores de edad en enero, prendió las alarmas en Estados Unidos.

Según reporta CNN, los hospitales infantiles se preparan para, lo que ellos relatan, son las consecuencias de cada ola o pico de COVID: “casos de una condición rara, pero peligrosa llamada Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños“, conocido como MIC-S.

De acuerdo con el medio internacional, el MIC-S puede llegar después del contraer el covid-19, incluso algunas semanas después de la infección.

Esta afección produce que distintas partes del cuerpo se inflamen y puede afectar los órganos principales: los riñones, el cerebro, los pulmones y el corazón.

Algunos de los síntomas del MIC-S, si bien no son singulares, contemplarían la contracción de dolor abdominal, vómitos, diarrea, sarpullido, conjuntivitis y presión arterial baja.

Conozca más: “Hagan un examen de conciencia ante Dios”: Papa pide evitar conflicto entre Rusia y Ucrania

‘Los casos varían y se reportan cada mes’

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), son las entidades que han estado reportando los casos de MIC-S. No obstante, estas cifras se publican cada mes.

Durante la pandemia se notificaron 6.851 casos de MIC-S desde el inicio de la pandemia, dejando un saldo de 59 muertes hasta el 31 de enero, según datos del CDC citados por CNN.

La cifra corresponde a “una pequeña porción de los casos del virus en niños”. Más de 12.3 millones de menores han sido contagiados de COVID, según datos de la Academia Estadounidense de Pediatría.