Ómicron es altamente transmisible y lo es porque ha acumulado un número muy alto, mayor que otras veces, de mutaciones y una combinación de estas no vista hasta ahora.

¿Qué se espera de la evolución de esta variante? ¿Se comporta el SARS-CoV-2 como otros coronavirus? ¿Se va a convertir la pandemia en endemia?

Identificada primero como B.1.1.529, esta variante presenta una amalgama de más de 30 mutaciones en la proteína de la espícula, la que el virus utiliza para entrar en la célula humana y el blanco común, con diferentes tecnologías, de las vacunas actuales, que a día de hoy no poseen los cambios presentes en ómicron y otras variantes.

Te puede interesar: A partir del miércoles cerrarán el puente de la Av. carrera 68 con Av. calle 26

Si bien algunas de las mutaciones de ómicron ya se habían observado en beta o alfa, es la primera vez que la comunidad científica las ve juntas. Desde finales de noviembre fue declarada como preocupante.

ORIGEN AÚN DESCONOCIDO

Se detectó por primera vez en Sudáfrica y su origen aún es desconocido; hay dos hipótesis principales.

Una, que su evolución se produjo en una persona muy inmunodeprimida infectada de covid-19 durante un período prolongado de tiempo, tal vez más de 300 días. Al no poder eliminar el coronavirus, este se multiplicó y mutó de manera continuada, lo que podría haber desembocado en esta variante.

Foto: AFP

La otra posibilidad es lo que se llama zoonosis inversa, según la cual el SARS-CoV-2, con el tiempo, habría pasado de humanos a animales. El virus evolucionaría de forma distinta en el huésped animal y al hacerlo podría volver a entrar en la población humana pero, esta vez, como un virus diferente.

Sea cual sea su origen, lo que sí está claro es que el coronavirus actual no es igual al original y que acumula múltiples mutaciones en la espícula que permiten a ómicron eludir la respuesta inmunitaria.

MÁS CONTAGIOSA PERO ¿CUÁNTO Y POR QUÉ?

Es más contagiosa, más que la delta, que ya superó a los otros linajes, pero es complicado establecer cuánto más y aún prematuro para explicar por qué, admite a Efe Salvador Iborra Martín, experto en inmunología e infecciones de la Universidad Complutense de Madrid.

Y es que las poblaciones a comparar no son las mismas; ahora, por ejemplo, el porcentaje de personas que ha pasado la infección es mayor que hace unos meses, también el número de vacunados, por lo que el comportamiento del virus y de la sociedad no es el mismo (hay más relajamiento).

Mira también: Levantan restricción del pico y placa para vehículos particulares en Bogotá

No obstante, hay estudios preliminares -no sometidos a la revisión de otros investigadores y por tanto no publicados en revistas científicas- que avanzan en este conocimiento; parece que la forma en la que se multiplica el coronavirus es ahora un poco distinta.

Científicos de la Universidad de Hong Kong concluyeron en experimentos ‘in vitro’ que la variante prefiere para multiplicarse las células de los bronquios en lugar de las de los pulmones.

Es en los primeros donde se multiplicaría unas 70 veces más rápido que delta y que el SARS-CoV-2 original, acumulándose así más cantidad de virus transmisible en menor tiempo. En los pulmones, sin embargo, se replicaría con menos eficacia -unas 10 veces menos- que el coronavirus de Wuhan, lo que sugiere menor gravedad de la covid-19.

¿LO DEL SARS-COV-2 LO HACEN OTROS CORONAVIRUS?

Los virus mutan siempre, dentro de su proceso biológico, y se replican. Aunque en ese sistema de copia hay mecanismos de corrección, estos a veces fallan provocando una acumulación de errores o mutaciones que pueden desembocar en una nueva variante.

Los virus aprovechan estos errores para boicotear al sistema inmunitario y volverse más infecciosos, pero no necesariamente para incrementar su patogenicidad. “Ómicron podría ir en esta línea: un virus que está mejor adaptado para transmitirse pero no tanto para causar patología”, indica el científico español.

Foto: AFP

Pero aún es pronto para certificarlo, también para decir que se convertirá en un virus estacional y la pandemia en endemia con la presencia de un número de casos más o menos estables en una época fija del año.

“Los datos parecen indicar que la transmisión de ómicron está bajando en Sudáfrica, donde empezó a monitorizarse”, señala Iborra, quien agrega que posiblemente detrás de esta variante venga otra. Una evolución posible es que se convierta en un virus de por vida, pero aún es prematuro para saberlo y también para mencionar que es el principio del fin del SARS-CoV-2.

LAS VACUNAS, MENOS EFICIENTES

Las mutaciones que ha ido acumulando el coronavirus han facilitado por un lado la infección y por otro que evada la actividad de los anticuerpos neutralizantes generados por el contagio o por las vacunas, que además decaen -se ha demostrado- con el tiempo.

Foto: AFP

De ahí, insiste Iborra, la necesidad de la dosis de refuerzo. Diversos estudios, tanto preliminares como -algunos- publicados en Nature, apuntan en esta dirección: los anticuerpos monoclonales y las vacunas –Pfizer/BioNTech, Moderna, Johnson & Johnson o AstraZeneca- son menos eficientes contra ómicron y una tercera dosis podría mejorar la neutralización de la variante.

Pero además de los anticuerpos neutralizantes, que se podrían ver impulsados con una tercera dosis, existe otro brazo de la respuesta inmunitaria, los linfocitos T, que si bien no reconocen al virus sí identifican las células infectadas tras lo que empiezan a actuar.

Las células T no parecen verse tan afectadas por ómicron. En un trabajo preliminar, investigadoras de la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) vieron que en vacunados con Pfizer y Johnson & Johnson se mantenía esta respuesta inmunitaria en un 70%.

La caída es mucho menos que en la eficacia de los anticuerpos; los linfocitos T están resistiendo a ómicron, dijo Wendy Burgers en un comentario a Science, y esto es consistente con todas las vacunas.

Salvador Iborra menciona además que las vacunas siguen siendo muy eficientes para evitar la enfermedad grave, pero, como se dijo desde el inicio, los vacunados pueden contagiarse y contagiar, por eso insiste en las mascarillas, la prudencia y el distanciamiento social.

Pero también en vacunar a la población de países en vías de desarrollo.