Un grupo de vecinos hizo justicia por mano propia al quemar vivos a tres hombres investigados por el crimen de un menor de 11 años de edad, quien fue secuestrado y descuartizado. El hecho ocurrió en Huehuetenango a 270 kilómetros de la Ciudad de Guatemala (Guatemala).

Según informaron los policías, los tres hombres habían secuestrado el pasado 11 de agosto a un niño de 11 años cuando se dirigía a la escuela.

Podría gustarle: Vicepresidenta Francia Márquez visitará la NASA para lanzamiento de Artemis I

El menor había sido raptado por los criminales con el objetivo de que sus papás pagaran el rescate de alrededor de 95 millones de pesos colombianos.

Los padres del menor lograron recoger la mitad que pedían los secuestradores y aunque entregaron el dinero, los delincuentes no devolvieron al niño vivo, sino que lo asesinaron.

Lea también: Ajustan la línea de mando de la Policía Nacional: hay cambios en la DIJIN y en la DIPOL

Los criminales enterraron al menor en una fosa séptica de aproximadamente tres metros. Esto generó gran indignación entre los habitantes del sector.

Aunque las autoridades detuvieron a los sujetos quienes tenían edades que oscilaban entre los 24 y 38 años de edad; los vecinos decidieron hacer justicia por mano propia y capturaron a los delincuentes cuando se encontraban en manos de la Policía.

Lea más: “Crear más departamentos no resuelve el problema”: Álvaro Uribe

Luego de recapturarlos, los golpearon, les arrojaron gasolina y los quemaron vivos hasta que murieron calcinados. Después de ello, los vecinos ubicaron los cuerpos sin vida en una camioneta y posteriormente, prendieron fuego una de las casas de los sujetos investigados.

En este contexto, las autoridades de Guatemala informaron que los tres cuerpos de los presuntos secuestradores fueron encontrados en una camioneta totalmente carbonizados. Por ello, la Fiscalía de Huehuetenango abrió una investigación.