María del Carmen Chay fue absuelta por la justicia de Guatemala luego de comprobarse que el asesinato que perpetró a su esposo fue un acto de defensa propia ante el ataque que el sujeto le hizo a su bebé.

Las autoridades dijeron que el padre del recién nacido le había arrojado atole, una bebida de origen prehispánico reconocida en Centroamérica, mientras hervía.

Chay fue acusada por el delito de parricidio al haber matado a su pareja luego de acuchillarlo en reiteradas ocasiones y como un acto de venganza tras el cruel ataque que recibió de su hijo.

El Colectivo Artesana, un movimiento independiente guatemalteca en defensa de los derechos de los ciudadanos indígenas, celebró la liberación de Chay, una joven de apenas 20 años de edad perteneciente la etnia maya, originaria de Huehuetenango.

También puedes leer: Heroínas: dos perritas callejeras evitaron que un hombre fuera asaltado por delincuentes armados

La justicia también comprobó que la mujer, quien estaba sometida a un matrimonio infantil, fue víctima de violencia sistemática por su agresor desde los 14 años.

Un juez se permitió escuchar la defensa de María del Carmen; tras la declaratoria determinó que la acción de la mujer se dio en un contexto de violencia y decretó la falta de mérito por Legítima Defensa. Por esta razón, el tribunrl respectivo determinó que, con este acto, la mujer protegió su vida y la de sus tres hijos (el menor agredido y otras dos niñas) , por lo que se ordenó su libertad inmediata

El Colectivo Artesana añadió a su agradecimiento que tanto el Ministerio Público como los abogados actuaron con perspectiva de género.