El pasado 16 de febrero hubo conmoción mundial al conocerse la muerte de un nadador devorado por un tiburón blanco en Australia, luego de que el país no reportara fatalidades por esta causa desde hace 60 años.

Hace pocas horas se conoció la identidad de la víctima; se trata de un exmilitar británico llamado Simon Nellist, según fuentes de seguridad británicas citadas por Daily Mail.

Nellist, de 35 años, fue atacado desde abajo por el feroz depredador en Buchan Point, cerca de Little Bay (Sydney), “a unos 500 pies de la playa”. Sus restos fueron encontrados en el agua una hora después, donde el sujeto vestía un traje de neopreno (indumentaria para buceadores).

Conozca más: Al menos 13 mujeres mueren al caer en un pozo durante boda

‘Un fanático del agua apunto de casarse’

Según cuenta Daily Mail, Simon Nellist, al momento de su muerte, era un soldado retirado que perteneció a la Fuerza Aérea Británica (RAF, por sus siglas en inglés).

Della Rose, amiga de Nellist, afirmó para 7News que el exsoldado empezó a “apasionarse por los mares”, convirtiéndose en un experimentado nadador oceánico cuya familia reside en Reino Unido.

“Todo lo que está conectado con Simon está conectado con el océano. La noticia nos golpeó como un camión porque él era una de las personas que hacen más liviana esta tierra. Le encantaba el agua, le encantaba bucear”, confesó Roso.

Del mismo modo, otro amigo de Nellist afirmó para The Sun que el hombre “conoció a la chica de sus sueños en Australia”, llamada Jessie Ho. La pareja vivía en Wolli Creek, un pequeño suburbio cerca a Sydney.

También puedes leer: Joven endeudó a su padre en 40 millones para ir a concierto de Bad Bunny

La fuente relata que Nellist estaba ad portas de contraer matrimonio con Ho.

“Él y Jessie debían casarse el año pasado, pero eso se pospuso debido a Covid”. Es horrible. Pasamos la mayor parte de ayer esperando y rezando para que no fuera él. Todavía es increíblemente crudo”, afirma el hombre.

Su amigo describe y recuerda a Simon Nellist como una “gran persona”.

“Simón fue increíble. Eso es todo lo que hay que decir realmente. Él era simplemente el mejor. Era el ser humano más agradable y amable. Es una gran pérdida. En los últimos años no hemos podido verlo debido a la situación de Covid”, dijo el amigo conmocionado.