Las franquicias de McDonald’s en China, más concretamente los restaurantes en Guangzhou, se volvieron epicentro de polémica debido a unos carteles en los que prohibían el ingreso al recinto a “personas de color”.

En un video que se volvió viral el pasado 11 de abril, se veía el comunicado que un empleado de McDonald’s mostraba a los clientes en el restaurante:

“Hemos sido informados que de ahora en adelante las personas de color no están permitidas en el restaurante. Por el bien de su salud, notifique a la policía local para aislamiento médico, esperamos entiendan los inconvenientes causados”, dice el cartel escrito en inglés.

La xenofobia en China, particularmente en la ciudad de Guagzhou, donde vive la mayor comunidad de inmigrante africanos, ha aumentado en los últimos días después de que el pasado 7 de abril cinco ciudadanos nigerianos dieran positivo por coronavirus, luego de haber visitado varios sitios públicos.

Residentes de Guangzhou de distintas nacionalidades africanas han sido han sido desalojados de sus hogares u obligadas a aislamiento obligatorio, aunque no tengan historial reciente de viajes a África o contacto con pacientes infectados por Covid-19, indica Inkstone News.

Todos estos actos de racismo y xenofobia obligaron a McDonald’s China a emitir una disculpa pública la cual fue reproducida por el medio anteriormente citado.

“McDonald’s China se disculpa con el individuo y todos nuestros clientes (…) nos tomamos este asunto con seriedad y mantenemos nuestra posición en contra de cualquier forma de discriminación racial”, dice el comunicado.

Cabe aclarar que las franquicias de McDonald’s en China continental y Hong Kong son en su mayoría propiedad del conglomerado estatal CITIC Ltd y su rama privada.