Concejales del condado Palm Beach (Florida), donde reside desde el miércoles pasado el expresidente Donald Trump rechazan sendas ideas de nombrar una avenida y el aeropuerto local en honor al republicano, que enfrentará en febrero el segundo juicio político durante su mandato de cuatro años.

La comisionada (concejal) Melissa McKinlay señaló en su cuenta de Twitter que no apoyará la designación de «nada» que lleve el nombre de Trump.

Precisó que el Departamento de Transporte de Florida (FDOT) no puede erigir marcaciones «para designaciones honorarias de carreteras o puentes a menos que la comisión de la ciudad o el condado afectado promulgue la resolución que respalda la designación».

«Seamos muy claros. Soy una mujer. Yo soy una mamá. Yo apoyo a las mujeres. Si dices que puedes agarrarme a mí, a mis hijas o a cualquier mujer por sus genitales porque eres rico, no voy a apoyar el nombrar nada en tu honor», manifestó la comisionada en referencia a comentarios de Trump en un video divulgados durante su campaña a la Presidencia.

Publicidad

Vea también: La vacunación masiva comienza en febrero: viceministro de Salud

El jueves pasado el legislador republicano de Florida Anthony Sabatini señaló que iba a plantear en el Congreso estatal que se le dé a la autopista U.S. 27 el nombre de Donald Trump, quien está ahora radicado en su Club Mar-a-Lago de Palm Beach tras dejar la Presidencia.

McKinlay subrayó que el tramo en mención, desde la línea divisoria entre los condados de Broward y Palm Beach hasta la que lo separa del condado de Hendry está en su distrito y «no» apoyará la colocación de letreros de Trump.

Por otro lado, el diario Sun Sentinel consultó a los siete concejales de Palm Beach, y cinco de ellos respondieron, señalando que se oponen a otra idea sugerida por un miembro del Partido Republicano de renombrar el aeropuerto internacional local con el nombre del expresidente.

El republicano enfrenta un juicio político, el segundo de su mandato, por su responsabilidad en el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero.

La toma del Capitolio a cargo de «trumpistas» impulsados por el entonces presidente que ha argumentado sin pruebas que fueron fraudulentas las elecciones que dieron como ganador al presidente Joe Biden, dejó cinco muertos.